Atrapadas

ayer las noticias mostraron el video, tomado el 5 de octubre, de un hombre maltratando brutalmente a su pareja frente a una oficina policial. los policías terminan mirando la escena con las manos en los bolsillos, ignorando el pedido de ayuda de la mujer, la que más tarde es golpeada con mayor dureza y finalmente abandonada en la calle por el hombre que seguramente estará en casa cuando ella vuelva. los policías fueron finalmente dados de baja y procesados por la justicia militar. de la pareja nunca más se supo, porque ella nunca volvió a denunciar.

el pasado mes lo femicidios estuvieron “in” en televisión. se habló mucho de ellos, se hicieron algunas campañas y protestas, fueron tema de matinales, noticieros y programas varios. vi rostros famosos pidiendo a las mujeres víctimas que denunciaran, que pidieran ayuda, que no guardaran silencio. todo muy bien, muy bonito, muy políticamente correcto. lo que nadie dice, o al menos de lo que nadie parece darse cuenta, es que las mujeres víctimas de violencia al interior de sus hogares están atrapadas. no están ahí porque quieren, no es su opción, no son masoquistas. no son ignorantes, no son marginales. tienen parientes y amigas. pero están atrapadas.

me río cuando escucho aconsejar por la tele “si tu pareja te levantó la mano, déjalo enseguida!”. ignoran que cuando llega el primer golpe, ya es tarde. es una obra de joyería psicológica el anular la autoestima de una mujer hasta llegar a convertirla en una criatura débil y temerosa, incapaz de escapar, incapaz de cortar el círculo. es un trabajo largo y sistemático para el que algunos parecen estar preparados desde la infancia.

aquí es donde debo decir que sí, que los golpeadores sí tienen en su gran mayoría una infancia traumática, pero que esos no los exculpa ni justifica en lo absoluto. conozco muy de cerca a hombres que de niños fueron testigos o víctimas de violencia y que hoy no son violentos. de hecho me enfurece cuando estos ejemplares intentan justificar sus acciones aduciendo maltratos en su infancia. pero lo que definitivamente me hace querer verlos a todos desterrados en el planeta Mercurio es cuando ocupan su excusa favorita: “es culpa de ella”. “ella” siempre es una puta, una provocadora, “ella” lo saca de quicio, “ella” no controla a los niños… “mira lo que me hiciste hacer!”.

me importa un bledo ser políticamente incorrecta: estos tipos no tienen ni tendrán jamás remedio. no hay terapia que sane a un psicópata. el que golpeó a una mujer una vez es un riesgo potencial y debe ser encerrado, alejado de la sociedad, aislado para siempre. no creo en la pena de muerte, pero en estos casos estaría más que dispuesta a hacer una pequeña excepción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Hasta ahora

  • 117,662 visitas.
A %d blogueros les gusta esto: