Rammstein – Ohne dich

Ya sé que se nota que estoy insoportablemente enamorada de Till Lindemann desde que me acerqué tanto a su trabajo en Rammstein. Pero claro, tuve una vida antes de este crush mayúsculo. Una vida donde amé, reí y lloré, mucho. Y aunque el corazón se me haya puesto frío y duro como una piedra, tanto que sólo Till puede hacer que lata lo suficiente para mantenerme con vida, este corazón antes latió furiosamente y para un solo amor. Uno que murió como mueren todos los amores, hace ya casi un año atrás.

Hoy quiero dejar a un lado la rabia que casi siempre me asalta al recordarlo, porque ya va siendo tiempo de sanar algunas heridas, aunque para recordar que estaban allí haya tenido antes que restregarles limón y sal, que fue lo que esta canción hizo para mí. La herida que este amor enorme me dejó fue profunda, tanto que aún después de tanto tiempo, sacadas de madre mutuas y promesas de eterna indiferencia, sigue sangrando con sólo tocarla un poco. A este alguien lo amé completo, con sus múltiples defectos y escasas virtudes. Cuando conocí sus lados más oscuros y ocultos, lo amé más aún. Tanto, que luego esos lados más oscuros y ocultos fueron la fuente más viva del amor que por él sentí. Sé que me amó también, en su retorcida manera, y abracé ese retorcido amor porque era la única forma en que él sabía y podía amar.

Cuando me di cuenta de que mi amor, mi único verdadero amor en cinco años, ya no existía, no lloré como quise y debí llorar. El orgullo fue más grande y lo que más sentí fue indignación, por la forma en que yo sentí que me hizo a un lado para seguir con su propia vida. Cuando murió este amor, no supe de empatía alguna, sólo ira y más ira oscura y sangrante. La herida mal cuidada gangrenó mi corazón, y aunque lo he intentado, no he podido volver a sentir ni una fracción de lo que sentí cuando lo amaba. Sencillamente el corazón se me murió cuando mi amor, mi eterno amor, murió para siempre. Este post es lo único que puedo gritarle de verdad, porque no saco nada ya ni siquiera con escribirle. Sé que mi ira terminó de matar en él hasta la amistad que con el tiempo iba quedando.

Frohe Valentinstag.

Ohne dich

Ich werde in die Tannen gehen
Dahin wo ich sie zuletzt gesehen
Doch der Abend wirft ein Tuch aufs Land
Und auf die Wege hinterm Waldesrand
Und der Wald er steht so schwarz und leer
Weh mir, oh weh
Und die Vögel singen nicht mehr

Ohne dich kann ich nicht sein
Ohne dich
Mit dir bin ich auch allein
Ohne dich!
Ohne dich zähl ich die Stunden ohne dich
Mit dir stehen die Sekunden
Lohnen nicht

Auf den Ästen in den Gräben
Ist es nun still und ohne Leben
Und das Atmen fällt mir ach so schwer
Weh mir, oh weh
Und die Vögel singen nicht mehr

Ohne dich kann ich nicht sein
Ohne dich
Mit dir bin ich auch allein
Ohne dich
(Ohne dich)
Ohne dich zähl ich die Stunden ohne dich
Mit dir stehen die Sekunden
Lohnen nicht ohne dich

Ohne dich

Und das Atmen fällt mir ach so schwer
Weh mir, oh weh
Und die Vögel singen nicht mehr

Ohne dich kann ich nicht sein
Ohne dich
Mit dir bin ich auch allein
Ohne dich
(Ohne dich)
Ohne dich zähl ich die Stunden ohne dich
Mit dir stehen die Sekunden
Lohnen nicht ohne dich
Ohne dich
Ohne dich
Ohne dich
Ohne dich

———————————————————————-

Sin ti

Iré por los abetos
Donde la vi por última vez
Aunque la tarde arroja un manto sobre la tierra
y sobre los caminos detrás del límite del bosque
Y el bosque está tan vacío y oscuro
Me duele, oh duele
Y los pájaros no cantan más

Sin ti no puedo estar
Sin ti
Contigo sigo estando solo
Sin ti!
Sin ti cuento las horas sin ti
Contigo los segundos se detienen
No valen nada

Sobre las ramas en las zanjas
ahora hay silencio y no hay vida
Y me cuesta respirar, oh es tan difícil
Me duele, oh duele
Y los pájaros no cantan más

Sin ti no puedo estar
Sin ti
Contigo sigo estando solo
Sin ti
(Sin ti)
Sin ti cuento las horas sin ti
Contigo los segundos se detienen
No valen nada sin ti

Sin ti

Y me cuesta respirar, oh es tan difícil
Me duele, oh duele
Y los pájaros no cantan más

Sin ti no puedo estar
Sin ti
Contigo sigo estando solo
Sin ti
(Sin ti)
Sin ti cuento las horas sin ti
Contigo los segundos se detienen
No valen nada sin ti
Sin ti
Sin ti
Sin ti
Sin ti

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya
  2. Los romanos lo hicieron fatal
    Jul 03, 2012 @ 17:38:43

    El corazón nunca se muere del todo… Han pasado ya largos meses desde este post, y tengo más fe en tus “brotes verdes” que en los que promete el bueno de Rajoy

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Hasta ahora

  • 117,223 visitas.
A %d blogueros les gusta esto: