Rammstein – Bück dich (18+)

ADVERTENCIA: Este blog jamás se ha autocensurado y no pienso comenzar ahora. Sólo advierto que el video que acompaña a estas líneas NO ES APTO para menores de 18 años; tengo 2 hijos a los que animo siempre a oír y ver buena música, pero no les mostraría este video hasta que tuvieran, de verdad, 18 años, porque es un material que emula tanto y tan bien la pornografía que si lo hago, podrían meterme presa. En mi opinión, es probable que poco antes de los 18 ya puedan entenderlo y disfrutarlo, pero las leyes de mi país y de la mayoría del mundo civilizado dicen que no, de modo que si usted, estimado lector o lectora, no es mayor de edad de acuerdo con las leyes de su país de residencia, lo conmino a no activar el video adjunto y limitarse a leer la letra y traducción. Gracias.

Ahora sí, tengo que contarles mi anécdota de antenoche: en la más profunda de las anhedonias, inerte como un tronco recién cortado debido al simpatiquísimo momento que estoy pasando (yet again, yay!), me tropecé con esta presentación de Rammstein en el Family Values Tour de 1998, que compartieron con otros grandes y no tan grandes como Korn y Orgy. Sólo presentaron 2 canciones, “Du hast” y “Bück dich”, en ese orden. Pero primero se me ocurrió ver Bück dich, porque no la había revisado nunca en vivo… Mi mandíbula se cayó al piso. Cuando logré recogerla y ponerla en su lugar, la sonrisa no se me borró por horas. Horas. Rammstein ya me tiene acostumbrada a su desvergonzada obsesión por atravesar todos los límites de la decencia y las buenas costumbres establecidas (y por eso los amo cada día más) pero lo que tiene lugar en este video cruza la línea tan lejos que sencillamente la línea se pierde de vista en el horizonte. Valga mencionar que en 1999 el acto en cuestión les costó a Till y Flake Lorenz una noche de cárcel, por realizarlo en un escandalizable pueblucho de Amerika.

Así que, después de verlo una infinidad de veces desde antenoche hasta ahora, he decidido que en el momento en que me esté muriendo, no quiero que mi cerebro recree la famosa imagen del túnel de luz al final del cual te esperan tus difuntos amados. Lo que quiero ver mientras mi encéfalo se desoxigena y progresivamente muere, es una reproducción de este video: la glorificación de la transgresión, la burla épica a los “valores familiares”, la exaltación del falo, la imagen del suculento cuerpo de Till Lindemann agitándose en espasmos sexuales al ritmo de la música con ese alimenticio dildo chorreando lo que dicen que es una mezcla de licor de anís y agua. Sencillamente glorioso.

Bück dich

Bück dich, befehl ich dir
wende dein Antlitz ab von mir
dein Gesicht ist mir egal
bück dich

Ein Zweibeiner auf allen vieren
ich führe ihn spazieren
im Passgang den Flur entlang
ich bin enttäuscht

Jetzt kommt er rückwärts mir entgegen
Honig bleibt am Strumpfband kleben
ich bin enttäuscht, total enttäuscht

Bück dich
Bück dich
Bück dich
Bück dich
das Gesicht interessiert mich nicht

Der Zweibeiner hat sich gebückt
in ein gutes Licht gerückt
zeig ich ihm was man machen kann
und ich fang zu weinen an

Der Zweifuss stammelt ein gebet
aus Angst weil es mir schlechter geht
versucht er tief sich noch zu bücken
tränen laufen hoch den rücken

Bück dich
Bück dich
Bück dich
Bück dich

Bück dich, befehl ich dir
wende dein Antlitz ab von mir
dein gesicht ist mir egal
bück dich, nocheinmal!

Bück dich
Bück dich
Bück dich
Bück dich
Bück dich

——————————————————–

Agáchate

Agáchate, yo te lo ordeno
voltea ese rostro lejos de mí
tu cara no significa nada para mí
Agáchate

Un bípedo puesto en cuatro
lo saco a pasear
lentamente vamos por el pasillo
Estoy decepcionado

Ahora viene de vuelta hacia mí
la miel se queda pegada en el liguero
Estoy decepcionado, totalmente decepcionado

Agáchate
Agáchate
Agáchate
Agáchate
Esa cara no me interesa

El bípedo se ha agachado
y se ha puesto en buena luz
Le muestro lo que uno puede hacer
y me doy cuenta de que me pongo a llorar

El bípedo murmura una oración
su miedo me hace sentir mal
Trata de agacharse mucho más profundo
Las lágrimas corren por su espalda

Agáchate
Agáchate
Agáchate
Agáchate

Agáchate, yo te lo ordeno
voltea ese rostro lejos de mí
tu cara no significa nada para mí
Agáchate, otra vez!

Agáchate
Agáchate
Agáchate
Agáchate
Agáchate

Dresden Dolls – My Alcoholic Friends

Alegremos un poco la cosa? Ya ha sido mucho llorar y lamentarse… Les cuento una anécdota: mi nuevo tratamiento me prohibe absolutamente el consumo de alcohol; eso implica que llevo casi dos meses sin probar una sola gota de cerveza, vino, vodka o lo que se les ocurra. Y yo soy (era?) bebedora habitual, con un consumo de cerveza que a un alemán le parecería normal. Nada, nada, nada de alcohol es harto triste, y la cerveza sin alcohol es un pálido sucedáneo. Ahora mismo escribo esto tomando Coca Light. Atroz, verdad?

Así que les pongo una de mis canciones favoritas de las muñecas de Dresden, la que siempre me pone de buen humor. Esta versión en vivo es una joya, no exagero.

My Alcoholic Friends

I’m counting back the number of the steps
It took for me to get back on the wagon of the weekend
I’ll use the autotimer to prove that I get home with my imagination
If they find the body in the basement
In the very house that she was raised in

I’m taking down the number of the times
So when we get the sign from god
I’ll be the first to call them
I’m taking back the number of the beast
‘Cause six is not a pretty number
Eight or three are definitely better
A is for the address on my letter
To my alcoholic friends

I’m trying hard not to be ashamed
Not to know the name of who is waking up beside me
Or the date, the season or the city
But at least the ceiling’s very pretty
And if you are holding it against me

I’ll be on my best behaviour
Taking shots for mother nature
Once my fist is in the cupboard
Love is never falling over

Should I choose a noble occupation?
If I did I’d only show up late and sick
And they would stare at me with hatred
Plus, my only natural talents wasted…

On my alcoholic friends
My alcoholic friends
The party never ends
My alcoholic friends

—————————————————————–

Mis Amigos Alcohólicos

Estoy contando hacia atrás el número de pasos
Que me tomó volver a dejar de beber los fines de semana
Voy a usar el temporizador para probar que puedo llegar a mi casa con la imaginación
Si encuentran el cadáver en el sótano
En la mismísima casa en que la criaron

Estoy reduciendo el número de veces
Para que cuando dios nos mande la señal
Yo sea la primera en llamarlos
Estoy cambiando el número de la bestia
Porque seis no es un número bonito
Ocho o tres están definitivamente mejor
La A es por la dirección en mi carta
Para mis amigos alcohólicos

Me estoy esforzando mucho para no avergonzarme
Para no saber el nombre de quien está despertando a mi lado
O la fecha, la estación o la ciudad
Pero al menos el techo está muy lindo
Y si me lo estás sacando en cara

Me voy a portar mejor que nunca
Bebiendo a la salud de la madre naturaleza
Cuando mi puño ya está en la alacena
El amor nunca se acaba

Debería escoger una ocupación noble?
Si lo hiciera, sólo llegaría tarde y enferma
Y me quedarían mirando con odio
Además, mis únicos talentos naturales desperdiciados…

En mis amigos alcohólicos
Mis amigos alcohólicos
La fiesta nunca termina
Mis amigos alcohólicos

Hasta ahora

  • 118,324 visitas.
A %d blogueros les gusta esto: