Zonas erógenas

Mina & Dracula

siempre he estado de acuerdo con quienes afirman que la principal zona erógena humana es la mente. esta foto que encontré hace poco retrata el momento por lejos más sensual y generador de sensaciones de índole lúbrica en esa bendita película, Bram Stoker’s Dracula. Gary Oldman no es precisamente bello en el sentido objetivo de la palabra, ni tiene un físico espectacular, pero en este rol destila sensualidad, se vuelve no sólo hermoso y atrayente, sino digno de despertar pasiones auténticamente milenarias.

bronceados bíceps voluminosos y abdómenes de tabla de planchar pierden toda sustancia frente a una mente que te haga soñar. el ingenio, la agudeza, la extrema lucidez, ese brillo en los ojos que delata una inteligencia poco común… irresistibles.

al fin y al cabo, es lo que quedará cuando el tiempo pisotee todo lo demás.

Anuncios

Love song for a vampire

hace 14 años, en la penumbra de un cine arte universitario, me enamoré perdidamente de una película, Bram Stoker’s Dracula. nunca fui fan del género, pero esa película en particular me marcó totalmente. desde ese día cada vez que la veo algo cálido y tembloroso me inunda el pecho, y si por casualidad puedo verla sola, siempre termino llorando. especialmente en los créditos finales, mientras la canción que titula este post suena como despedida.

hoy decidí buscar el video de esa canción, que no veía hace… no sé, 10 años? y curiosamente, no tardaron en aflorar las mismas lágrimas rebeldes de hace 14 años, y los mismos suspiros de un amor ignorado que no tendrían razón de ser hoy salieron desde lo más profundo de mí.

no tengo idea por qué. si hace tanto tiempo que descubrí que el amor está sobrevalorado. si ya no creo en nada ni en nadie. si estoy acostumbrada hace tanto a estar internamente sola que el tema de la soledad dejó de ser importante. pero escucho esa canción y miro esas imágenes… y lloro. quizás lloro porque ese amor soñado nunca llegó, quizás porque sé que ese amor soñado nunca existió. quizás lloro sencillamente porque tengo pena, porque yo era capaz de amar hasta el infinito y hoy soy mi propio vampiro, seca y sin vida por dentro aunque por fuera me vea radiante. porque yo creía en el amor eterno que se buscaba vida tras vida, que era capaz de cruzar océanos de tiempo para encontrarse… y hoy no creo en nada ni en nadie.

Love song for a vampire – Annie Lennox

Come into these arms again
and lay your body down
the rhythm of this trembling heart
is beating like a drum
It beats for you
it bleeds for you
It knows not how it sounds
For it is the drum of drums
It is the song of songs

Once I had the rarest rose
that ever deigned to bloom
cruel winter chilled the bud
and stole my flower too soon
Oh loneliness oh hopelessness!
To search the ends of time
For there is (for there is)
in all the world
no greater love than mine

love, oh love, oh love, oh love, oh love
oh love, oh love, oh love, oh love, oh love
still falls the rain
(still falls the rain)

love, oh love, oh love, oh love, oh love
oh love, oh love, oh love, oh love, oh love
still falls the night

love, oh love, oh love, oh love, oh love
oh love, oh love, oh love, oh love, oh love
Be mine forever
(Be mine forever)

love, oh love, oh love, oh love, oh love
oh love, oh love, oh love, oh love, oh love, oh love, oh love

Let me be the only one
to keep you from the cold
Now the floor of heaven’s lain
with stars of brightest gold
they shine for you
they shine for you
they burn for all to see
come into these arms again
and set this spirit free

Hasta ahora

  • 121,555 visitas.
A %d blogueros les gusta esto: